SOPA & PIPA blackout

El martes 24 de enero de 2012 el Senado de los Estados unidos votará el proyecto de ley para detener la piratería en Internet.

¿Qué son SOPA & PIPA?

SOPA (Stop Online Piracy Act) y PIPA (Protect IP Act) son proyectos de legislación que se discuten actualmente en los Estados Unidos para controlar el tráfico de archivos que infringen los derechos de autor.

En términos breves, ambos proyectos pretenden bajar sitios que el Departamento de Justicia determine que tienen actividades que infringen la ley. El poseedor de los derechos de autor de una obra será capaz de emprender acción legal contra aquellos sitios que promuevan estos contenidos, incluyendo redes sociales, motores de búsqueda y dominios. También establece penas de hasta 5 años de prisión para quién difunda estos contenidos.

Combatir la piratería y los contenidos ilegales es una preocupación de todos, nosotros mismos vivimos de nuestras creaciones y reconocemos el derecho de toda persona a obtener reconocimientos económicos y morales derivados de sus actividades, sin embargo consideramos que proyectos de legislación como SOPA, PIPA, ACTA y otros semejantes, atacan la libertad de expresión y otras garantías individuales.

La aprobación de estas medidas implicaría el bloqueo de sitios completos, por métodos semejantes a los empleados por el Gobierno de China, los motores de búsqueda serían obligados a borrar el registro de sitios completos. Exigiría a los proveedores de servicios de Internet una vigilancia constante de todos los contenidos ante la posibilidad de afrontar consecuencias legales.

Una multitud de emprendedores alrededor del mundo han manifestado que la aprobación de estas propuestas dañaría a la economía severamente y desincentiva la creación de servicios legítimos que ayudan a la gente a crear, comunicar e incluso obtener ganancias económicas en Internet, además de dañar significativamente a las compañías de tecnología más pequeñas.

Las propuestas de ley no atacan directamente a los sitios de contenidos ilegales, ya que estos podrán seguir operando con sólo cambiar de nombre, existen proyectos alternativos que proponen cortar el flujo económico a sitios que se dedican a actividades ilegales preservando el espíritu de la red abierta, esfuerzos como OPEN Act recogen las principales preocupaciones en este sentido.

Gracias a Internet, el mundo en la actualidad es muy distinto del que conocieron generaciones anteriores, creemos que el futuro debe procurar proteger la libertad de expresión y de creación en todo sentido.

El 24 de enero serán sometidas a voto estas propuestas en los Estados Unidos de América, aún cuando estas son legislaciones locales, tienen impacto en todo el mundo. Se ha manifestado una amplia oposición de la comunidad de Internet alrededor del mundo, empresas y organizaciones como Google, Yahoo, Wikipedia, Wired, AOL, Facebook, Mozilla, Twitter, Ebay y miles más se han sumado al rechazo de estas propuestas de legislación.

Creemos en la libertad de expresión, en la privacidad de la información y en las plataformas libres que permiten y fomentan la libertad de creación e innovación, trabajamos diariamente en ello. Creemos en la protección de los derechos de la gente que cada día ocupa Internet para su escuela, su trabajo y su vida diaria. Consideramos nuestra obligación moral compartir la información y manifestar públicamente nuestro rechazo a SOPA y PIPA. Internet lo hacemos todos y por ello debemos unirnos para proteger nuestra libertad de expresión, privacidad y prosperidad.

Happy new ear

Y en el apocalíptico 2012, ya pasada la temporada de recuentos, he aquí lo anecdótico, lo que más pasó por mis oídos el año anterior, según las estadísticas de last.fm

  1. The Pineapple Thief  – 907 reproducciones
  2. No-Man – 800 reproducciones
  3. Fiona Apple – 554 reproducciones
  4. Nick Drake – 499 reproducciones
  5. Steven Wilson – 471 reproducciones
  6. Marillion – 463 reproducciones
  7. Porcupine Tree – 416 reproducciones
  8. Paatos – 401 reproducciones
  9. Bel Canto – 374 reproducciones
  10. Cranes – 371 reproducciones

Y según esta misma fuente, acá las rolas que más escuche en el año:

  • 1 Fiona Apple – Limp (42 reproducciones)
  • 2 Fiona Apple – Paper Bag (40 reproducciones)
  • 2 Fiona Apple – The Way Things Are (40 reproducciones)
  • 2 Steven Wilson – Sectarian (40 reproducciones)
  • 5 Fiona Apple – To Your Love (39 reproducciones)
  • 6 Fiona Apple – Get Gone (38 reproducciones)
  • 6 The Pineapple Thief – Show a Little Love (38 reproducciones)
  • 8 Paatos – Gone (37 reproducciones)
  • 9 Fiona Apple – Fast As You Can (36 reproducciones)
  • 10 Fiona Apple – A Mistake (35 reproducciones)

Por tanto, mi propósito en la vida es hacer que Steven Wilson y Fiona Apple se conozcan y tengan un hijo, si se puede un triángulo amoroso con Bruce Soord, ya sería demasiado.

Tanta música por escuchar, por pronto parece que el año arrancará bien, si no olvido recoger los boletos, estaremos viendo al Adrian Belew Power Trio en enero, viene Steven Wilson con el Grace for drowning (incluyendo a Marco Minnemann) y, gracias en el cielo a Supermán, viene Marillion, voy a llorar en ese concierto.

*Las estadísticas anteriores no contabilizan las cumbias de los micros ni la salsas de las fiestas.

¿El disco?

Hola a todos.

¿Cuál fue el último disco que compraron?

Ayer platicaba rápidamente con @Pizu un tema que traemos ya muy atorado: el disco objeto y los medios de distribución de la industria musical.

Hablando desde afuera (porque no tenemos un mega contrato con EMI) resulta relativamente sencillo decir que los medios de distribución de la industria musical han quedado obsoletos: la gente ya no compra discos. Yo creo que el problema viene de un paso anterior: la gente ya no escucha discos.

Por eso preguntaba de arranque cuál fue el último disco que compraron. ¿Lo escucharon completo de un tirón? ¿Es el disco una experiencia?

Desde mi perspectiva, la mayor parte de la música popular no cumple de ordinario con una función mayor que llenar esos silencios que tanto incomodan al hombrecillo posmoderno. Muzak le dicen en inglés, es música de elevador o de pasillo de supermercado, música que no merece ni recibe la menor atención, no es tan difícil catalogar como Muzak mucha de la música moderna. Recuerdan esas recopilaciones de “Musica para hacer el amor”? Si lo hacían como esa música, con razón hay tantos divorcios.

Existe otra música, una música que es arte, una música que es experiencia, una música que debe ser escuchada.

No se cuantos de ustedes estimen la experiencia de comprar un disco, del olor de la tinta nueva, el golpe de vista del disco mismo, ir avanzando por el booklet, descubriendo las letras y el arte al mismo tiempo que la música se descubre a si misma y toma forma vibrando en el aire, los últimos segundos cuando sólo silencio suena y el contador anuncia lo inminente del final. Yo aun compro discos, encuentro la experiencia como algo valuable, digno de vivirse como algo completo.

Mucho se ha dicho en últimos días sobre la protección a los derechos de autor, los tratados antipiratería y el derecho de los usuarios a compartir archivos. A mi me parece una respuesta natural de los usuarios para con un sistema que no ofrece una experiencia, porque a todos nos han tocado discos que sólo valen la pena por una rola, en ese caso me parece más prudente (económicamente) comprarla en iTunes o algún otro sistema semejante por un dólar.

Cada producto debe encontrar su mercado, no encuentro como los medios digitales sustituyan a abrir el Brain Salad Surgery de ELP, ir recorriendo el Happiness is the road de Marillion conforme la música avanza y se descubre, o las figuritas para recortar del Sgt. Pepper de los Chicles. La música desechable, seguro tiene mercado, un mercado de 10 pesos por rola.

Es de lo más frecuente que nos pregunten para cuando saldrá el nuevo disco del somita, no tengo respuesta para eso aún, supongo que será en un par de meses, pero puedo garantizarles que nos estamos esforzando por hacer de este disco una experiencia completa, algo que contribuya a su vida sentimental en alguna medida. Confiamos en quienes lo escuchen para darle esa oportunidad.

Y de nuevo la pregunta, ¿cuál fue el último disco que compraron?, ¿valió la pena (fue una experiencia) o debió haber costado 10 pesos?

Acá abajo podemos platicar sobre los discos que han escuchado, lo más reciente, lo más memorable, los fiascos… Como siempre, besos a los perros y patadas a los niños. 🙂