Tampoco

Hoy no pude salir de casa.

Estaba muy triste para salir de mi cuarto.

Tampoco pude contestar el teléfono que en realidad no sonó más de siete u ocho veces durante el día.

Contesté tres mensajes de celular pero creo que no debí haberlo hecho, no dije nada útil para nadie; salvo el último probablemente, el mensaje que escribí decía “no”.

Hoy no he sonreído en todo el día, aunque lo he intentado. Los más de mis esfuerzos faciales se han ido en apretar la boca y “jalar” un poco hacia adentro los ojos; sí, sí, con ese jalón de aire que por alguna razón se cree útil y que ayudará a contener el llanto. Creo que no he llorado mucho pero puedo no recordar con exactitud.

No he salido de la cama por periodos largos, no puedo salir de la cama, necesito al menos esa sensación de seguridad. Me acuesto en medio metro de cama y me quedo mirando la pared, en realidad estoy así desde ayer. No se cuanto he dormido porque no recuerdo muy bien.

Tampoco puedo decir que he estado escuchando música porque mientras estaba la pieza anterior, pensé en levantarme a escribir y pensé en poner una cita de la letra, pero ahora ya no recuerdo cuál era ni de quién. Ahorita está IQ, por la tarde escuché el California, Norfolk, eso sí lo recuerdo.

También platiqué con Karina por la tarde (intenté hablar con ella, me ha ayudado bastante con eso de la cordura últimamente), pero creo que no creyó las tres frases que le dije así que regresé a la cama, después creo que algo que dije o algo que no dije le molestó, tampoco alcancé a pedirle disculpas pero me dejó buenos deseos.

He tenido mucho dolor de cabeza. Cuando cierro los ojos veo muchas manchas de colores y me mareo, por eso creo que preferí seguir viendo la pared.

Yo tenía un texto en planes sobre la globalización, el capitalismo y esos asuntos que lesionan el ser y sus alcances. Pero en algún momento comencé a sentirme triste y quedé a media auto lectura.

Por lo demás, todo está muy bien. Sólo me ha dado mucha tristeza. No se si podría explicar por qué y en realidad no importa.

Hace unas horas, cuando empezaba a sentirme triste, pensé que importaba pero poco después me di cuenta de que no importaba, no importa pues.

Tampoco importa ahora, en este momento en que YO escribo, el dolor de cabeza ha vuelto y probablemente todo esto resulta tan estúpido como al inicio.

Tampoco importa en el otro ahora, cuando TÚ lo lees. Vamos deberías admitirlo sinceramente, no te importa tampoco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *