¿El disco?

Hola a todos.

¿Cuál fue el último disco que compraron?

Ayer platicaba rápidamente con @Pizu un tema que traemos ya muy atorado: el disco objeto y los medios de distribución de la industria musical.

Hablando desde afuera (porque no tenemos un mega contrato con EMI) resulta relativamente sencillo decir que los medios de distribución de la industria musical han quedado obsoletos: la gente ya no compra discos. Yo creo que el problema viene de un paso anterior: la gente ya no escucha discos.

Por eso preguntaba de arranque cuál fue el último disco que compraron. ¿Lo escucharon completo de un tirón? ¿Es el disco una experiencia?

Desde mi perspectiva, la mayor parte de la música popular no cumple de ordinario con una función mayor que llenar esos silencios que tanto incomodan al hombrecillo posmoderno. Muzak le dicen en inglés, es música de elevador o de pasillo de supermercado, música que no merece ni recibe la menor atención, no es tan difícil catalogar como Muzak mucha de la música moderna. Recuerdan esas recopilaciones de “Musica para hacer el amor”? Si lo hacían como esa música, con razón hay tantos divorcios.

Existe otra música, una música que es arte, una música que es experiencia, una música que debe ser escuchada.

No se cuantos de ustedes estimen la experiencia de comprar un disco, del olor de la tinta nueva, el golpe de vista del disco mismo, ir avanzando por el booklet, descubriendo las letras y el arte al mismo tiempo que la música se descubre a si misma y toma forma vibrando en el aire, los últimos segundos cuando sólo silencio suena y el contador anuncia lo inminente del final. Yo aun compro discos, encuentro la experiencia como algo valuable, digno de vivirse como algo completo.

Mucho se ha dicho en últimos días sobre la protección a los derechos de autor, los tratados antipiratería y el derecho de los usuarios a compartir archivos. A mi me parece una respuesta natural de los usuarios para con un sistema que no ofrece una experiencia, porque a todos nos han tocado discos que sólo valen la pena por una rola, en ese caso me parece más prudente (económicamente) comprarla en iTunes o algún otro sistema semejante por un dólar.

Cada producto debe encontrar su mercado, no encuentro como los medios digitales sustituyan a abrir el Brain Salad Surgery de ELP, ir recorriendo el Happiness is the road de Marillion conforme la música avanza y se descubre, o las figuritas para recortar del Sgt. Pepper de los Chicles. La música desechable, seguro tiene mercado, un mercado de 10 pesos por rola.

Es de lo más frecuente que nos pregunten para cuando saldrá el nuevo disco del somita, no tengo respuesta para eso aún, supongo que será en un par de meses, pero puedo garantizarles que nos estamos esforzando por hacer de este disco una experiencia completa, algo que contribuya a su vida sentimental en alguna medida. Confiamos en quienes lo escuchen para darle esa oportunidad.

Y de nuevo la pregunta, ¿cuál fue el último disco que compraron?, ¿valió la pena (fue una experiencia) o debió haber costado 10 pesos?

Acá abajo podemos platicar sobre los discos que han escuchado, lo más reciente, lo más memorable, los fiascos… Como siempre, besos a los perros y patadas a los niños. 🙂